mycrosurcos

Concierto de Pablo Und Destruktion: Ni puro ni ligero.

Madrid, 6 de mayo,

Confesional, relativizando la agresividad y el éxtasis de sus soflamas, Pablo (Und DestruktionGarcía reivindica el espacio que hay entre él y todo el universo que nos rodea (raíces). Su cruzada (moral y cazurra) es un viaje a lo largo y ancho de los días, de la vida, en discos con canciones que, como te pillen con la guardia baja, son espadas de Damocles. Lo establecido, némesis y temática de sus composiciones, bascula entre el Amor y la Religión, la Aldea y Europa, Víctor Manuel y Nick Cave (perdón por la gracieta). Anoche, con nueva banda (guitarra con arco y batería de demolición), Pablo nos presentó su última obra, “Predación“, un fin de ciclo (en sus palabras) que, de alguna manera, reclama a temazos otros sosiegos, otras oscuridades.

IMG_20170506_214926

Sin dar importancia al misterio de la sorpresa, Pablo se mostró en el escenario, casi nada más terminar la actuación de Captains (la banda liderada por Fee Reega), con las luces generales de la sala encendidas. Subía y bajaba escaleras, del camerino al escenario, del escenario al camerino, e intentaba, ya con el ambiente propicio de concierto, hacer tiempo, jugando con su guitarra, hasta que consiguieron finalmente arreglar ciertos desajustes técnicos. Esta aparente normalidad (sea la sala Joy Eslava o un garaje) es la que decanta la balanza hacia el lado de la credibilidad, teniendo en cuenta el riesgo del artista que, arrebatado de ira, hace canciones huracanadas. Lo justo de pose, lo justo de campechanería.

Con marcada tendencia a la coherencia… emocional, el concierto vino a constatar el excelente estado de forma del músico en mitad de la era: visceral karateca que aguarda el momento justo para soltar la patada. Porque en un país con menos vigorexia y más siembra la sala habría estado a reventar. Pero no pasa nada, ni secreto mejor guardado ni adalid de los modernos. Este tipo parece empeñado en seguir construyendo discos graníticos que, si hacemos caso a sus últimas declaraciones, y sin alejarse de las asturianadas (nos cantó el origen de Pablo, “A la mar fui a por naranjas“), se aproximarán a Jacques Brel o a Scott Walker (el destino de La Destrucción y toda esa coherencia… emocional).

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en mayo 7, 2017 por en Los bises de mycrosurcos y etiquetada con , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: