mycrosurcos

Los 30 mycrosurcos de 2016: 1ª PARTE, una banda sonora de 365 días (Álbumes del 30 al 21).

30. CHARLES BRADLEY “Changes”

a0846266024_10

          Apasionado en la frontera del culto y la divinidad. Agradecido como sólo puede estarlo alguien que recibe tanto cuando ya no esperaba nada. Una fiera crepuscular que exprime su libertad con la ayuda del productor Thomas Brenneck, benefactor musical en tiempos de fruslerías interesadas. Estamos hablando de Charles Bradley, boxeador emocional que a sus sesenta y tantos tacos saca su tercer álbum en solitario: “Changes“, una loa al soul febril de la época dorada (James Brown sigue estando presente, pero su fantasma cada vez se parece más a Charles Bradley). Canon necesario, disfrute mayúsculo.

*

29. PAUL SIMON “Stranger to stranger”

81ighuzkzol-_sl1200_

          “Stranger to stranger” es un compendio de todas las virtudes de un músico como Paul Simon, capaz de seguir siendo fiel a sí mismo sin dejar de tener curiosidad por los ritmos que pululan por ahí. Desde el principio la imaginación percutiva de Simon (& Garfunkel) utilizaba instintivas esencias de raíz latina y africana en algunas de sus canciones como paso previo a lo que acabaría siendo la médula espinal de la música de Paul Simon en solitario, el de mediados de los 80. Pasados unos cuantos altibajos, unas cuantas decepciones (injustas) también (“Songs from The Capeman” o “Surprise“), el Paul Simon de 2016 se enfrenta a un repertorio que le representa, sin dudas, como el gran compositor, además de explorador, que es.

*

28. VAN MORRISON “Keep me singing”

front

          ¿Debilidad? Sí. No es un “haga lo que haga…“, pero casi. Lo siento, es que nos gusta tanto… “Keep me singing” no es combativo (el anterior “Born to sing: No plan B“, a su manera, lo era), pero es contemplativo y, por supuesto, nostálgico. Conmueve que, una vez superado el déjà vu, las nuevas canciones de Van Morrison sigan sonando tan cercanas como uno desea (un Vocoder, Van, ¿eso qué es?). Desde la poltrona, con una soberbia (¿?) banda detrás, el de Belfast deja por un disco el rugido en un segundo término y se centra en el medio tiempo aderezado con ternura (el compositor y arreglista irlandés Fiachra Trench se encarga de hacer levitar las melodías). El primer single, “Too late“, es un buen ejemplo de lo fácil que lo hace Van. Debilidad. Sí.

(leer la crítica completa de mycrosurcos)

*

27. PETER WOLF “A cure for loneliness”

315e2e3b9aaf5d5e90259a241b644470

          Peter Wolf saca unos álbumes preciosos, con un toque elegante y retro que no quiere saber nada de producciones saturadas (aquí incluye dos temas en vivo). El tipo tiene una voz rockera pero amigable, como de barra de bar, no de trincheras. Sus cánticos chuzos son irrenunciables (“It was always so easy (to find an unhappy woman)“, “How do you know“), sus baladas cósmicas (“Peace of mind“, “Fun for awhile“). Y no es sólo el título, es que una vez que escuchas “A cure for loneliness” no puedes escapar de su poder, te atrapa entre sus surcos como unas cuantas rondas de cerveza con los amigos.

*

26. JULIANNA BARWICK “Will”

a0513035967_10

          Cuando lo extraño resulta bello, entonces deja de ser extraño. Cuando lo bello resulta extraño, entonces alguien tiene que tomar cartas en el asunto. La premisa de sugerir, en un tiempo de “todo mascado“, mostrando el revés de las notas, imaginando el significado de unas palabras que jamás serán cantadas. La parafernalia del ambient en su más bella expresión. Música sacra en mitad de un sueño. ¿Entras?

*

25. MAXWELL “blackSUMMER’S night”

09fa1333

          Un disco de seducción, descarado, hiperbólico y confesional. Maxwell se mueve en el terreno del amor antes del amor: voz como un imán, truco de falsete incluido. Suena un pelín más clásico que Frank Ocean y D’Angelo sin que se le pueda reprochar un sonido vintage forzado (que casi siempre quiere decir aburrido). “Hostage“, por ejemplo, es una canción con recovecos, sinuosa, que se rompe antes de que se evapore entre los agujeros de las persianas. “blackSUMMER’S night” es, en definitiva, un incendio que el propio Maxwell se ofrece a apagar.

*

24. THAO & THE GET DOWN STAY DOWN “A man alive”

artworks-000139062789-2ly5np-t500x500

          Entre la distorsión y la furia se mueve este “A man alive“, una interesante propuesta del rock alternativo americano. Repleto de giros inesperados y melodías atrapadas en la amalgama indie que trata de sentar las bases de un sonido poderoso y moderno, es un álbum que suena fresco y original, incluso bailable. La frontwoman Thao Nguyen asume el papel de encantadora de serpientes y en una misma canción se encoleriza y, al rato, saca su parte dulce. Recita, rapea y, sobre todo, juega por encima de las exuberantes percusiones y las expresivas guitarras. Un hype que, dejando las reticencias iniciales, se convierte en un divertimento perdurable.

*

23. AARON NEVILLE “Apache”

an_coverhi_res_apache

          “Apache” es un gozoso disco, con una producción impecable (un gran trabajo de Eric Krasno), acorde con la personalidad de Aaron Neville, un señor, que a sus 75 tacos conserva una voz tan divina y juvenil como siempre. Obviando las revisitaciones y los monográficos trillados, Krasno y Neville han apostado por ofrecer un material nuevo donde la espiritualidad y Nueva Orleans forman tan sólo una pequeña parte del crisol de referencias soul y rhythm’n’blues de la música negra de los setenta. Un contenido de ensueño para un álbum musculoso y directo, sencillo y honesto.

*

22. TINDERSTICKS “The waiting room”

tindersticks-the-waiting-room

          Tindersticks no hacen un disco malo. Ni regular, oiga. “The waiting room” es tan intrincado y a la vez tan estimulante como siempre. Hay un submundo de imaginación y atmósferas enrarecidas (una portada muy Lynch), niebla densa (la voz de Stuart A. Staples) y ventanas abiertas (unos efectivos arreglos de vientos como contrapunto a la oscuridad). Sigue siendo una banda inquieta y austera que no fuerza los virajes sonoros. En “The waiting room“, entre muchas cosas, hay un instrumental increíble, “Follow me“, y una impresionante “We are dreamers!” (así, con la exclamación), con la voz de Jehnny Beth de Savages. Impecables, implacables.

*

21. SISA “Malalts del cel”

sisa-30-09-16

          Una inesperada maravilla. Una sorpresa alucinante. Sisa, tan galáctico como terrestre, decide, para ajustar cuentas con los deseos insatisfechos de toda una generación, la suya, hacer un disco lunático y le sale una obra gigantesca (19 canciones) y crepuscular que trasciende el cielo. Enfermo de decepción recorre los pasillos de una utopía (siempre tan sincera, la truhana, haciendo honor a su nombre) inalcanzable y, quizá, por eso deseable (o al revés). Sí, un compendio de todos los Sisas. Sí, un grandes éxitos sin éxitos. Sí, un discazo!

*

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: