mycrosurcos

Concierto de Juan Perro: Apresar la esencia de la probatura.

Madrid, 22 de julio,

Ya fuera por la calor de la capital o porque la festividad del apóstol (Ay, Santiago) abriera ante nosotros la posibilidad de darle esquinazo al asfalto durante una eternidad pequeña, lo cierto es que la otra noche se veían huecos en las gradas del Circo Price y a rebosar, pensamos, tendrían que estar las salas allá por donde fuere este Señor, Juan Perro. Pero, todo es imperfecto y quedan aún despistados que no se han enterado que la música de este hombre también es un oasis.

IMG_20160722_214406

 

Hace algunas semanas nos decía Benjamin Clementine en su concierto que sólo le salían canciones tristes, pues a Juan Perro le pasa que sólo le salen canciones bonitas con tendencia al infinito. Es un disfrutón este tío. De veras que no encuentro motivos para tirar la toalla en ninguna de sus canciones, en ninguna de sus melodías. No hay compasión ni tristeza épica; hay referencias de viajes exteriores y relaciones mundanas donde el desamor, si lo hubiere, casi siempre está teñido de sorna callejera. Son canciones que se beben y se saborean en la medida que su autor las prepara para que las degustemos como trío, sexteto (en este caso), con Sinfónica o dando rienda suelta a la pecaminosa zarabanda. Dentro de ellas revolotean los mirlos y las golondrinas y suena todo de lo que está hecha la música española y parece que no nos atrevemos a reivindicar. No hay son sin jazz, ni blues sin bolero.

Conejillos de indias fuimos y con un regusto tan dulce como salado apresamos la esencia de unas canciones que la banda, por estar recién escritas, pareciera que las estuviera arreglando en el escenario como en los ensayos, pero delante de nosotros. Y es que Santiago, para todo lo que rime con belleza picaflor, está tratando en esta gira (“Nuevas Canciones” se llama) de probar para rematar las nuevas composiciones (“Ámbar” y “Nada” dejaron una sensación abisal) a falta, todavía, de un formato físico en el que poder dejar constancia de la dichosa evolución (“Raíces al viento“, “La Huella Sonora“, “Mr. Hambre“, “Cantares de vela“, “Río Negro“…) de un artista que, en un tiempo no muy lejano, fue estandarte (after punk se autodenominó con sorna. La sorna) de la osadía de sacar de las catacumbas a la música popular de la España de los 80 (y en esas estamos todavía).

Claro que cualquier empresa por imposible que ésta sea no se puede emprender sin tener a Dios de nuestro lado, a saber: Joan Vinyals (a la guitarra), Isaac Coll (al bajo), Moisés Porro (batería y percusión), David Pastor (trompeta) y Gabriel Amargant (saxo tenor y clarinete). Aunque un simple giro del destino también podría ayudar, es decir: “Río Negro“, “Señora del Mar“, “Fonda de Dolores“, “Perla Oscura“, “Charla del pescado“, “Semilla Negra“, “A un perro flaco“…

Qué mas!

 

 

2 comentarios el “Concierto de Juan Perro: Apresar la esencia de la probatura.

  1. Juan Aguirre
    noviembre 8, 2016

    Agradecimiento eterno a Juan Perro por tantos años de alegrías y a Jorge por seguir contándolo tan magistralmente.

    Trato de aportar algo de valor, aquí dejo un link del avance del nuevo disco de Santiago Auserón, GUAU!!!

    Suerte y salud, perrillos/as!

    • mycrosurcos
      noviembre 8, 2016

      Muchas gracias, Juan Aguirre, por seguir asomándose a esta ventana musical que es mycrosurcos! La verdad es que no somos imparciales con el Perro: Nos encanta su ladrido! Intuimos que a usted le pasa algo parecido. Por eso, en lugar de un hola o un adiós, entre nosotros: GUAU!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: