mycrosurcos

David Bowie “Blackstar”: God is on top of it all.

David-Bowie-Blackstar-640x640

Calificación: * * * * 1/2

Sello: Iso/Columbia/Sony

Año: 2016

Los hay de amor y ruptura. De muerte y despedida.

Travesía. Como el que avista tierra en un barco después de tantas semanas.

La parte luminosa, dramática y soulera que rompe el terrorífico comienzo de la Estrella Negra hace explotar el desconcierto flamenco y enrevesado que conecta el corazón a la infinita vida de este álbum.

Latidos. Cansancio y suspiro. Profundos.

Al rockero perturbado y romántico. El de los saxos locos. “Too dizzy“. Al brillante creador de las machaconas secciones rítmicas que desde el Amor Moderno nos alentó a salir ahí afuera, de noche, a correr como locos por las aceras. Denis Lavants todos, calmando urgencias en plan videoclip.

Premonición. Terrícolas crispados. Alienígenas drogados de portada de revista. Androginia extrema. Excesiva virilidad.

Dudas de la resurrección hasta que te das cuenta que los discos no desaparecen cuando se desvanece el artista. Cambias un título para justificar el desvarío vital: Canciones a las cenizas. Escuchas al sufrimiento levitar: Phillip Jeffries que fuiste Lynchiano transformado para la enfermedad en Ojos de Botón encamado.

Sue. Crispación y perderse.

El deseo revolucionado viaja en canciones como trenes. Alta velocidad, estación al crimen. Perderse en el laberinto del Rey de los Goblins es lo más parecido a conducir en la noche por una carretera perdida. Los fantasmas del desencanto ruidista son los que deciden valorar el destino. La guerra es un cazador perturbado.

Intrigante Babel de referencias literarias. “Outside“. DB vs BE.

Una vez, a mediados de los años 90, hubo un intento de recuperar el tiempo de la amistad y el talento. Una vez, a mediados de los 90, hubo un intento de reconciliación entre la intuición y la magia. Una vez, a mediados de los 90, hubo un intento de crear un argumento con música improvisada y letras de corta y pega. Un intento frustrado de imaginación retro-futurista que se frustró por la velocidad de los 90’s. Ahora ya da lo mismo aquella velocidad. Siempre dará lo mismo.

Lo más bonito que nos ha pasado.

El gozoso lujo de las palabras. Agridulce balada de ideas inminentes. Si quema el fuego detrás es más fácil salir corriendo que caminar. Resolución del enigma con el peor final imaginado. El pop y la acústica. Es tan bonita (a su manera) que no deseas que se termine.

Sabíamos que algo iba mal.

La armónica referencial (De “A new career in a new town” a “Never let me down“) y el delirio que apaga el sofoco de nuestra insistente curiosidad: “No puedo revelarlo todo, no puedo revelarlo todo, no puedo revelarlo todo…”. El saxo y la guitarra haciendo un mejunje con el que aliviar la empanada: Polvo de estrellas. Maximalismo interminable, exhalación obsesiva.

Que esperen pacientes en la tiendas, en sus estanterías. Que se acuerden de ellos a pesar de las mudanzas. Que alcancen el número 1 después de muertos sus creadores.

No es un disco más de Bowie, es el último disco de Bowie.

 

bowie36

* Regular, * * No está mal, * * * Bueno, * * * * Buenísimo, * * * * * Discazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en febrero 16, 2016 por en La opinión de mycrosurcos y etiquetada con , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: