mycrosurcos

Prince “HITnRUN (phase one)”: Alivio después de la perplejidad.

PrinceHitnrun

Calificación: * * * 1/2

Sello: NPG Records

Año: 2015

HITnRUN (phase one)” es un provocador disco de usar y tirar. Un bonus disc. Un apéndice del álbum del año pasado, “Art Official Age“, que viene a poner las cosas en su sitio después de tanto tiempo echando de menos las técnicas infalibles, marca Prince, para acabar con la paciencia de los que, incluso, se beberían la lluvia por él.

El genio de Minneapolis, por fin, lejos de renegar de las reglas del juego, se encuentra a gusto utilizando el sistema de intercambio de canciones y, a su manera, entra por el aro al compartir “Stare” en Spotify o estrenar en primicia este nuevo álbum, “HITnRUN“, en Tidal. Ebrio de una energía que, más o menos perdida en este siglo, nunca supo canalizar adecuadamente, sobre todo en los 90, ha vuelto a poner en común con su socio, Joshua A. M. Welton, un revoltijo de ideas descabelladas para prolongar esta nueva etapa de resurrección (que se hable de él, aunque sea regular) y completar un álbum que suena desfasado, a pesar de estar plagado de ritmos y tendencias  actuales (¿EDM? Por favor). Generoso y libre, dentro de los límites del cielo, Prince transmite caos y desorden, pero a la vez, coherencia interna para no contradecirse con sus ansias y su hiperactividad. No parece que a estas alturas vaya a saber decir “hasta aquí“. Para qué, si siempre fue un maestro en despilfarrar talento. Su manera de mantenerse al margen y, a la vez, dentro del sistema se basa en una bizarra planificación que consiste en inmolarse para no caer en la obviedad de hacer lo que de él se espera, que no es otra cosa que hacer lo que no se espera de él, tratando de sonar contemporáneo pero eligiendo el camino menos transitado. El revuelo que despierta su actual necesidad de estar en contacto con “lo último” cobra sentido (casi todo el disco) en la forma y, más de lo que nos gustaría, en el fondo. Las apariencias anacrónicas y desesperadas de las canciones dentro de una sobreproducción apabullante y vergonzosa son el último recurso de una Leyenda que lucha por no perder la capacidad de llamar la atención. Su pacto con Dorian Gray consiste en el placer de hacer música como el que sigue quedando con los colegas todos los domingos para jugar al baloncesto. Y quien tuvo retuvo pero ahora te duelen algunas zonas.

Las mismas claves autorreferenciales y nostálgicas de siempre abren “Million $ Show“, una canción tan facilona y bailable que, en otros tiempos, estaría sonando a todas horas en la radio. Ese es el problema, que ahora todos suenan como él y que él suena como todos. Qué bueno, sin embargo, que no intente ponerse en plan cincuentón resabiado afrontando la edad adulta con baladas lascivas y sin embargo conservadoras (en unos años estará haciendo discos elegantes a lo Marvin Gaye, a lo Barry White… Mmmmmmmm…), e intente mantener vivo a toda costa el espíritu del macarra en “Shut this down” (Se llama Prince y sí, es muy funky) o en “Hardrocklover“, como un otoñal, histérico y desesperado amante dispuesto a desenfundar su Cloud Guitar para hacerte gritar.

Vale que “Ain’t about 2 stop” y “Like a Mack” sean imposibles, pachangueras, casi horripilantes. Vale que “This could b us” sea un pastiche electro de una canción, que no estaba nada mal, editada ya en “Art Official Age” (¿Había necesidad?). Vale que arqueemos la ceja y se nos descuelgue la mandíbula al suelo ante el relleno verbenero que significa “Mr. Nelson” (¿Qué es esto, Mr. Prince?). Vale que, dentro de los parámetros razonables de minimalismo, “X’s face” acabe resultando hasta adictiva. Vale que no nos podamos resistir al placer culpable de amar hasta la horterada ese himno disco (que ya conocíamos en una versión idéntica pero con las voces de Zooey Deschanel) con ramalazos setenteros, ochenteros, noventeros… que es “Fallinlove2nite“. Un potencial hit en boca de cualquier guapito o guapita con menos de 30 años.

Y vale, y esto es lo realmente importante, que al final podamos suspirar de alivio cuando suenan “1000 X’s & O’s” y “June“, cerrando el álbum con mucha dignidad.

* Regular, * * No está mal, * * * Bueno, * * * * Buenísimo, * * * * * Discazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: