mycrosurcos

Concierto de Bettye Lavette: Entre el rencor y la ironía.

Madrid, 7 de Octubre,

Después de terminar de cantar la primera de la noche, Bettye decidió quitarse los taconazos. El escenario no era muy ancho y tenía miedo de poder caerse. Con total naturalidad su manager, Robert Hodge, irrumpió entonces para cambiarle los zapatos por unas chanclas (con motivos plateados, eso sí). Encima de un taburete, la de Michigan se puso cómoda, le agradeció la rapidez a Hodge y volvió a retomar, como si tal cosa, la emoción que había dejado pausada.

En poco más hora y cuarto, la dama de 69 años (juvenil y energética), dio buena cuenta de su vasta carrera, como un resumen cantado de su autobiografía (“A woman like me” es el título del libro escrito con David Ritz), empezando por aquel primer sencillo, “My man-He’s a lovin’ man“, que grabó con 16 años; siguiendo por su etapa Motown (que no sólo de la Motown vive la soulwoman, vino a decir la poderosa diva ); recordando la infancia (“When I was a little girl“), hasta dar buena cuenta de su resurrección en 2005 (vía sello ANTI-), al estilo Dylan: deconstruyendo temazos.

Hubo un singular maridaje entre el sentimiento y la potencia hábilmente saboteado por los parlamentos de la diva, aclaratorios y directos. Porque, por más que insistiera en decir que se sentía muy agradecida con todo lo que le había pasado en los últimos 10 años, se asumía en sus palabras (como balas), el ajuste de cuentas no sin ironía y sí con cierto rencor. Genia y figura.

IMG_20151007_230909

Pero mirando al divino presente, toca celebrar que la voz de Bettye suena majestuosa y equilibrada (mejor que antes, Bettye, mejor que nunca), sin alardear de excesivo celo a la hora de apropiarse del material ajeno. Así pues, el “Heart of gold” de Neil Young sonó sorprendente y el “Isn’t it a pity” de George Harrison aún más estremecedor que el original. Aunque el momento celestial se lo reservaba Bettye para el “Souvenirs” de John Prine.

No hubo bis (con uno nos dejáis tan contentos…), pero sí un cierre para recordar: sola en el escenario y sin micrófono haciendo el “I do not want what I haven’t got” de Sinéad O’Connor.

Memorable Bettye.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: