mycrosurcos

Leo Bud Welch “I don’t prefer no blues”: Evangelio del blues.

R-6911305-1429355991-4956.jpeg

Calificación: * * * * 1/2

Sello: Fat Possum/Pias (Big Legal Mess Records)

Año: 2015

Corre el rumor de que el pacto al que llegó Leo Bud Welch con el jefazo de Fat Possum, Bruce Watson, consistía en que este último le dejaba editar a Leo su primer álbum, “Sabougla Voices” (un álbum que predicaba machaconamente la palabra de dios), si el que entregaba a continuación, en este caso sólo un año después, era un disco de blues en estado puro. Leo Bud Welch dejándose llevar por las tentadoras garras del mercado (se entiende, pobre, con 82 tacos) aceptó las condiciones y “I don’t prefer no blues” (ja) es el resultado.

Para que nos entendamos, Leo Bud Welch es diácono de la Iglesia Bautista Misionera de Sabougla, situada en la región montañosa de Mississippi, y se ha pasado toda una vida tocando gospel en la iglesia. Su predilección por la música sacra con respecto al blues tiene que ver con la palabra de cristo, por supuesto, pero también con lo que él considera la ebria electricidad del mensaje y las enseñanzas del blues. Puesto que da (damos) por sentado que la pasión, la energía y el músculo, en ambos géneros, se encuentran y se fagocitan.

Qué diabólico y manipulador el señor Bruce y qué sumiso y conformista el señor Leo. Una pena. Menudo disparate que la industria fomente este tipo de conductas para llegar a acuerdos que pueden dar como resultado discos brutales, alucinantes y necesarios como éstos.

Leo Bud Welch arranca “I don’t prefer no blues” con un lamento, “Poor boy” (en la que podemos oír la espectacular voz de Sharde Thomas), un guiño al gospel  de “Sabougla voices” que tiende un puente entre los dos álbumes. Es entonces cuando nosotros, al igual que el jefe de todo esto, Bruce Watson (que, menuda casualidad, no produce ésta), empezamos a sentir el calorcito de la llama de la devoción hasta que un escalofrío, después de la ironía de Leo, la fulmina tajante. Es el espíritu burlón del blues en vena que tritura, hace añicos el evangelio a partir de la segunda canción, “Girl in the holler“. A tomar por sacro la beatitud.

Así que, puestos a estimular los sentidos o despertar dulcemente de una siesta con los berridos que mete una vieja locomotora:

Bajo ningún supuesto abraces más dudas. No te dejes llevar por la rutina. No dosifiques las escuchas de música blues porque temas que el ritmo se vuelva carne y te fluya la sangre. Olvídate del buen criterio pero ten muy en cuenta las arrugas. Quédate en la lona y hazte el noqueado si antes los guitarrazos no te han hecho morder el polvo. Juzga la vejez y su sabiduría. Reclama que todos los discos de rock suenen como los de Leo Bud welch. Ama al Mississippi y sus afluentes sobre todas las cosas. Ama a Robert Johnson y a Muddy Waters sobre el Mississippi y sus afluentes. No leas más sobre música afroamericana, cierra el libro y sal corriendo a ponerte un disco de Jimmy Reed. Piensa en el pecado aunque no lo vayas a cometer. Reconoce el poder maligno que supone enamorarse y, por lo tanto, asume un corazón remendado. Despiértate pronto una mañana con la firme decisión de ser fiel a tu leyenda. Si no tienes una, invéntatela. Estira las noches sobre todo si tu chica o tu chico te ha abandonado. Lo menos que te puede pasar es que escribas algo triste y horrendo que tengas que romper a la mañana siguiente, cuando te hayas enjugado las lágrimas. No limites el consumo de plegarias a menos que éstas no te hagan cargarte de electricidad. Musita “Oh, yeahs” por el pasillo y si estás nervioso o enojado mueve tus dedos como si tuvieras una guitarra eléctrica entre las manos. Por cierto, no subestimes el color rosa de la guitarra de Leo (lo es en solidaridad con el cáncer de mama) porque puede rugir más y meter más ruido. Descubre a Jimbo Mathus (otro loco del blues/rock que no ha dudado en colaborar en los dos álbumes de Welch), si es que no lo has hecho todavía. Y glorifica a los borrachos, a los jugadores y a los despechados. De ellos dependerá la credibilidad de las buenas canciones de blues. Palabra de Leo, te alabamos Señor.

* Regular, * * No está mal, * * * Bueno, * * * * Buenísimo, * * * * * Discazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: