mycrosurcos

NATALIE PRASS “Natalie Prass”: Dulce ave de presa.

natalie-prass-sb006-cover-art-lo-res-1

Calificación: * * * *

Sello: Spacebomb Records

Año: 2015

El disco de debut de Natalie Prass es tan bueno que se hace corto. En menos de cuarenta minutos la dulzura y el dolor se mezclan con la sencillez de unas canciones realmente efectivas y la grandiosidad de unos arreglos muy elaborados. La destreza del colectivo formado alrededor de Spacebomb Records, con Matthew E. White y Trey Pollard a la cabeza, justifica el tono clasicote de una producción exuberante y llena de preciosos matices que envuelve unas composiciones realmente exquisitas.

Seductora y entregada, Natalie Prass abre en su corazón una ventana con canciones que desnudan a los fantasmas que se instalaron ahí en tiempos del desamor. En algunos casos, teniendo en cuenta que el álbum prácticamente se terminó hace ya tres años, la pátina del tiempo ha embellecido el dolor de lo inmediato, desfigurando el intenso rencor del principio en recuerdos que se acabarán convirtiendo en la banda sonora de un musical agridulce (literal). Si la táctica sonara lastimera sería menos efectiva, pero así, en voz baja y elegante suena hermosa y curativa.

No te asustes si caes embelesado en los brazos del medio tiempo soul, puntualizado entre los vientos y las cuerdas de”My baby don’t understand me“, o del sugerente rhythm and blues entre reproches y tendencias masoquistas de”Violently“.

Your fool” se expande en su reflejo, “Reprise“, como si Natalie tuviera la necesidad de, una vez construida la canción, leer la letra para reafirmarse. Con sutilidad, la versión recitada, alejada del tono de la primera, revolotea con una magia y una sensualidad del todo inesperadas.

El cariño, el mimo con el que se ha trabajado en este disco tiene su reflejo en el tierno sonido de “Bird of prey“. Un single efectivo, sencillo, hermoso, con el gusto, el aroma de las canciones eternas. Por otro lado, “Christy” es tan bonita que lo mejor es no tratar de explicarla.

Con una poderosa entrada de bajo, “Why don’t you believe in me“, en la particular cruzada sentimental de Natalie en el álbum, busca las respuestas después de la desesperación y la crueldad de la ruptura. En consonancia con la lógica interna de los acontecimientos, “Never over you”  es la resignación ya sin el desespero, asumiendo que todo, poco a poco, se va colocando en su sitio, hasta los recuerdos con su admiración equivocada.

Finalmente Natalie, asaltada por los picos de lucidez que se van dando a lo largo de la cuarentena, se convierte en la protagonista de su propio musical. “It is you“, como el “Good night” del Álbum Blanco de The Beatles, pone punto y final al desorden, en este caso (¿cuándo no?) emocional, de un álbum fresco y antiguo, triste y MARAVILLOSO.

 * Regular, * * No está mal, * * * Bueno, * * * * Buenísimo, * * * * * Discazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: