mycrosurcos

VASHTI BUNYAN “Heartleap”: Prendados de Vashti.

fb6160e8

Calificación: * * * * 1/2

Sello: Fatcat Records

Año: 2014

Vashti Bunyan se desprendió del fastidioso influjo de la apatía de los demás cuando decidió, allá por 1970, dejar la música. Su primer álbum, “Just another diamond day“, parecía seguir las trazas de “Five leaves left“, el primer álbum de su compañero de generación, Nick Drake, acumulando polvo en las estanterías de las tiendas de discos. Quizá Vashti le vio los dientes al lobo o no quiso tener como compañera de viaje a la frustración toda la vida. Por eso se marchó de su Inglaterra natal para cultivar una vida doméstica y familiar (primero en Escocia, después en Irlanda, para terminar finalmente estableciéndose otra vez en Escocia), quitándose de golpe todas las esperanzas por llegar a tener una carrera musical más o menos estable.

Su resurrección, en 2005 con el álbum “Lookaftering“, le dio una segunda oportunidad, tal vez inesperada pero justa en cualquier caso, poniendo en órbita la belleza atemporal (inesperada también) de las composiciones de la Bunyan. El impulso de los nuevos admiradores rescató a la fineza del olvido.

Ella, escueta y sincera, recalca para promocionar el nuevo álbum su falta de destreza con los instrumentos (“no puedo tocar el piano con más de una mano a la vez“), justificando con su torpeza (“no sé leer ni escribir música“) el estilo tan personal que tiene de hacer canciones. Lejos del pop/folk británico, saltarín y transparente de su primer álbum, sus creaciones se han ido haciendo más oscuras. Su voz, apenas un poco más frágil, más profunda, miel silvestre, al fin y al cabo, sigue dibujando cuadros naturalistas, pero la infancia se ha ido quedando atrás y el sol se ha cambiado por la luna. Los temores ahora no son infundados. Los recuerdos pesan tanto como la poesía. Y, además, la casa ya no está llena de niños.

En “Heartleap“, Vashti Bubyan ha intentado ser autosuficiente. Tocándolo (casi) todo, experimentando con las capas de sonido para recrear las olas del mar. Atmósferas de arena y sal. Si siempre sonó espectral en “Heartleap” se propone hacer espirales con la guitarra y así modificar la espesura generalizada transformándola en dulce de encanto. Las gotas de lluvia salpican las teclas del piano. El chelo verbaliza la metáfora de la dificultad para comunicarnos con el pasado. La pólvora y el abrazo del dulcitone que prolongan indefinidamente el hechizo falible de esta alquimista vulnerable. Los desajustes de las limitaciones como un filtro de amor por el ciclo de la vida (el olfateo, la alegría, el amor, las estaciones, el desencanto). El temor de la certeza de que casi nada es tan triste como parece. La libertad que sólo alcanzan los audaces. El insomnio después del insomnio. Las palabras menos sofisticadas del mundo cantadas con la decadencia más emocionante del mundo.

Es tan linda la Bunyan que sus arrugas parecen los dibujos animados que configuran el magnetismo de un disco de sabiduría reveladora.

* Regular, * * No está mal, * * * Bueno, * * * * Buenísimo, * * * * * Discazo

Un comentario el “VASHTI BUNYAN “Heartleap”: Prendados de Vashti.

  1. rainy1989
    noviembre 18, 2014

    Esta mujer es increíble… Su música es muy inspiradora y preciosa.
    Me alegro muchísimo de que haya vuelto a componer y que ahora se valore su maravilloso trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: