mycrosurcos

Tributo a Johnny Winter: A punto estuve de verlo.

Contacté por primera vez con Johnny Winter en el 91 a través de ese mazazo, concentrado en un disco, llamado “Mr. Lucky“. Precedido por “The Healer” (de dos años antes), “Mr. Lucky“, formaba parte de un plan diabólico que pretendía situar al gran John Lee Hooker de nuevo en las listas a finales de los 80. Los hijos cuidando de sus padres, como habían hecho aquellos que una vez también fueron hijos. Y es que la nómina de bluesmen que embellecía “The Healer” y “Mr. Lucky” era tan impresionante que un adolescente, con inclinaciones blueseras, no era capaz de entender pero pretendía abarcar.

John Lee Hooker y Johnny Winter

John Lee Hooker y Johnny Winter

Johnny Winter se instaló en mis neuronas gracias a sus artimañas vocales que le hacían capaz de intimidar a las fierezas negras, provocando no poco respeto y admiración. Con su esquelético cuerpo serrano y su rubia melena lacia, vampirizó el sonido de Texas (nació en Leland, Mississippi, aunque sus padres se trasladaron en seguida a Beaumont, Texas). Las radios locales, sometidas a la dictatorial electricidad del Blues, asentaron las razones de Winter para abandonarse a esa negritud. A la búsqueda de más raíces, trató de aprehender las técnicas de Chicago, aliándose con otro blanco de oscuras aspiraciones, Mike Bloomfield (socio a su vez del armonicista Paul Butterfield en The Paul Butterfield Blues Band).

Joven Johnny WinterRegresó a Texas con la suficiente energía amplificada como para formar It & Them y Black Plague (qué nombre para una banda…), junto a su hermano Edgar (teclados y saxofón) y, cuando ya parecía que no iba a pasar nada, el 7 de diciembre de 1968 la revista Rolling Stone saca un artículo, firmado por Larry Sepulvado y John Burks, glosando la apabullante fuerza de los jóvenes talentos de la escena musical de Texas: “Aparte de Janis Joplin, lo más excitante permanece aún en Texas. Imagínate a un albino bizco, con larga cabellera flotante, tocando blues con la guitarra más explosiva que jamás hayas oído. Se llama Johnny Winter y Mike Bloomfield dijo que era el mejor guitarrista blanco de Blues. Yo lo confirmo.” Esta reseña precipitó la llegada de Winter a la cima y la consiguiente firma con el sello CBS-Columbia."Roadwork" de Edgar Winter's White Trash Actuó en el Festival de Newport y en Woodstock en agosto de 1969, entrando a formar parte de la constelación del amor y de la leyenda, claro. Un año más tarde se asoció con el guitarrista y cantante Rick Derringer para formar una nueva banda bajo el nombre de Johnny Winter And cuyo primer y homónimo álbum es una salvajada. Desapareció una temporada del circuito (coqueteos con la heroína) hasta que en 1972 su hermano le rescata para un disco en vivo de la Edgar Winter’s White Trash, titulado “Roadwork“, donde la aparición fulgurante de Johnny (que solo colabora en un tema, “Rock and Roll, Hoochie Koo“) se hace extensible a los créditos de la portada.

Recupera parte de su banda, con su socio y mano derecha Rick Derringer, y publica “Still alive and well“, de 1973. John Lennon compone expresamente para él, “Rock & Roll People“, que formará parte de su álbum “John Dawson Winter III“, de 1974. El LP “Saints & Sinners“, publicado algunos meses antes, es también otro trallazo del Winter resucitado.

"Still alive and well" de Johnny Winter "Saints & Sinners" de Johnny Winter "John Dawson Winter III" de Johnny Winter

Después del homenaje retransmitido que le hicieron varios de sus discípulos, en el programa Soundstage (Blues Summit), a Muddy Waters en noviembre del 74, Winter establecerá una fructífera relación con el Padre del Blues de Chicago, entre 1977 y 1981, produciéndole 4 álbumes antológicos a Waters, “Hard again“, “I’m ready“, “Muddy Mississippi Waters Live” y “King bee“.

james-cotton-johnny-winter-muddy-waters

James Cotton, Johnny Winter y Muddy Waters

Fogoso como pocos, el blues de Johnny Winter confirmaba el pacto con la electricidad (de Elmore James). Su querencia por el Hard Rock descolocaba al virtuosismo de palo, no dejando márgenes a la duda en cuanto gemía con su voz. Yo le conocí a través de John Lee Hooker y él (con la ayuda de las bandas sonoras de las películas de Martin Scorsese) me llevó hasta Muddy Waters. Círculo de amor que a punto estuvo de ser culminado el pasado 14 de mayo en la sala El Tren de Granada. Lástima que uno sea nefasto como jinete de esta vida rápida que llevamos y no sacara tiempo para ir a un concierto suyo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: