mycrosurcos

MAVIS STAPLES “One true vine”: Habitaciones como templos.

mavis_staples_one_true_vine-portada

Calificación: * * * *

Sello: Anti/Epitaph

Año: 2013

Prueba a escuchar “One true vine” después de un mal trago (y no me refiero a la bebida) para recuperar la fe en las buenas energías. La combinación de gospel, soul, rythm’n’blues y pop alivia los estados carenciales del alma cuando ésta se representa en forma de lamentos, náuseas, insomnio, dudas o sofoquitos (de verano).

Sin miedo al recogimiento y la devoción, Jeff Tweedy repite en labores de canalizador del buen gusto, como ya hiciera en 2010 con “You are not alone“, en este regocijo de canciones en perpetuo estado de gracia llamado “One true vine“.

Citándose, sin caer en la parodia, el álbum se abre con una impresionante versión de “Holy Ghost“, del último disco de Low, “The invisible way“, producido también por Jeff Tweedy. Punta de lanza que azuza los sentidos. Bálsamo para los tormentos, ya sabéis.

Every step” se plantea como un gospel de electricidad divina. Una visión optimista de la sabiduría de ese Gran Hermano de las Sagradas Escrituras que más que guiar, nos observa desde su atalaya llamada destino (?).

Se cuelan los ritmos menos funky y más soul de George Clinton y su comuna Funkadelic en “Can you get to that“(del álbum “Maggot brain” de 1971). Supuesta duda razonable (enfatizada por la tremenda voz de Donny Gerrard en los coros) de esa otra religión, la que habla de las promesas que no valen nada. Más adelante el gospelSow good seeds” se recreará en la cita que abre la primera estrofa de la versión de Funkadelic: “Gonna reap just what you sow”.

Por el contrario, Nick Lowe presta su particular visión alegre y esperanzada en clave de himno, en la hermosa “Far celestial shore“.

El fervor de “Woke up this morning (with my mind on Jesus)” nos remite al influyente legado Lomax y “What are they doing in heaven today?” rinde homenaje a los precursores sermones creados por Washington Phillips en su mítico mini piano.

En “I like the things about meMavis asume el paso del tiempo (este tema ya lo cantaba su padre, “Pops” con ella en The Staple Singers) con la gallardía que da la honestidad de la belleza reflejada. Y, sin complejos, anclado en una brumosa espiritualidad de Chicago, Tweedy aporta una reconocible balada, “Jesus wept“, y un soberbio final, “One true vine“.

La gozada de la experiencia “One true vine” estrangula la tentación de una recaída prolongada en el mal gusto, al menos durante los 35 minutos que dura su escucha. Así que, aprovecha la plenitud de la voz de Mavis Staples, establecida  en las alturas, para volver a creer en la fantasía de aquellos veranos, enredados todavía en la memoria. Veranos que no terminaban nunca, colmados de tiempos muertos y felicidad, que pasábamos en bañador todo el rato. Veranos sensacionales en los que descubrimos los primeros discos de música negra que hicieron de nuestra habitación un templo.

* Regular, * * No está mal, * * * Bueno, * * * * Buenísimo, * * * * * Discazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: