mycrosurcos

VILLAGERS “{Awayland}”: Pecados de grandeza.

VILLAGERS {Awayland} (2013)

Calificación: * * * 1/2

Sello: Domino Records

Año: 2013

Tierna, acústica y necesitada. “My lighthouse“, la canción que abre {Awayland}, se nos presenta así, tan desnuda y bonita, que resulta casi imposible no lanzarse a sus brazos para quedarse a vivir en ella eternamente los 3 minutos que dura.

Aquí nadie le ha pedido que apunte tan alto, pero Connor O’Brien, el líder de Villagers, nos promete un paraíso a base de refundaciones para volver a ser libres.

Casi ná.

{Awayland} está lleno de contradicciones musicales y bonitas melodías. Por un lado, Connor O’Brien se enroca en la peripecia compositiva con el objetivo de hacer gigante a su banda, como un reto, con el peso a cuestas del que ha generado muchas expectativas con su anterior y primer trabajo, “Becoming a Jackal“: Nada que objetar si esa obsesión se convierte en una canción del tipo “Earthly pleasure“.

Por otro, se pone emocionante buscando la fórmula de la canción perfecta y cuanto más rasca para llegar a ello desde su pasado folk, más lugares encuentra para refundar: Paul Simon le pone un piso a Connor con “The waves” (que es fabulosa) y le deja un ático los fines de semana con “Passing a message” (que no lo es menos). Además, Paddy McAloon le cede unos arreglitos (de cuerda) para la casa de campo en “Rythm composer“.

Claro que, si en esas estamos, los Arcade Fire, disfrazados de banda mala de piano y estadio, resultan algo más que inspiradores tanto en el tono de voz como en el estribillo de “Nothing arrived

A pesar de no ser un álbum especialmente luminoso, la producción no intenta oscurecer aún más la temática enrevesada (para un mundo enrevesado) de las letras. Por el contrario, se maximizan en exceso los arreglos y las codas de muchas de las canciones tratando de conseguir una belleza que, a veces, lo mejor que necesitan es simplemente el sosiego del campo (El instrumental {Awayland} en este sentido, resulta esclarecedor) y no el ritmo frenético de la ciudad (Una pena tener la sensación de que “Grateful song” se empobrece cuando se pone magnífica y que “The Bell” es una estupenda canción desaprovechada).

Connor O’Brien quiere alejarse de comparaciones incómodas tipo Bon Iver y cosas así, eso está claro, aunque para ello, enfurruñado y con camiseta de rayas, tenga que tirar por la calle de en medio y hacer un peculiar y anodino pop-folk ochentero como “Judgement call“. O tal vez, empeñado en crecer antes de tiempo, Connor O’Brien se olvide de su portada, descuidando la faceta que caracterizaba el comienzo del disco (la más tierna y desprotegida), recuperando en parte el encanto de la decepción con “In a newfound land you are free“, que de tan ingenua que parece hasta resulta madura.

Con todo, {Awayland} es un álbum con un nivel medio muy respetable de buenas y sugerentes canciones que pone en tela de juicio eso de que en las críticas de discos no hay medias tintas.

“you are needing a friend / for to follow, for to fend.”

(No te cortes y clickea la portada)

* Regular, * * No está mal, * * * Bueno, * * * * Buenísimo, * * * * * Discazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en enero 18, 2013 por en DISCOS: La opinión de mycrosurcos y etiquetada con , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: