mycrosurcos

CRISTINA LLISO “Si alguna vez”: Los motivos de Lliso.

Cristina Lliso "Si alguna vez"

Calificación: * * * * 1/2

Año: 2012

Sello: Gasa/Warner

Implacable como el ardor, “Si alguna vez” se cuela, este verano de 2012 (sin vacaciones) entre decepciones coyunturales y tristezas épicas, como la enredadera y la conciencia. Un melodrama de vida que nos deja a merced de la pasión por las cosas que aún nos provocan “ese” cosquilleo.

Igual de reconocible e impactante que hace tantos (demasiados) años, Cristina se balancea entre sonidos esclarecidos y un folk acústico ciertamente americano que lucen rutilantes cuando se fusionan con la personalísima voz de la Lliso y sus palabras.

Porque sus palabras, que revolotean juguetonas por dentro de las canciones, se van cargando de fantasía cuando, en un periplo hacia el mundo sensorial, alunizan en nuestros “recuerdos lejanos que vuelven otra vez.” Montan guardia, nos pillan desprevenidos, se expanden también dentro de nosotros y, al final, hacen saltar las alarmas de la complicidad sin saber escapar de las garras emocionales.

La coherencia de las razones del Guadiana, justifican los 11 motivos de Lliso en la mejor tradición Costello/Drexler (“North” Vs. “12 segundos de oscuridad“) de disco vital o ahí está todo, no me hagáis las preguntas. Guiñando el ojo a la melancolía, Cristina ralentiza en “Si alguna vez” (el álbum) un día de voracidad y cuentas de resultados hasta el punto de imaginar relojes de arena en “La Duna de Pyla” sin haber estado nunca ni haber recibido, siquiera, una postalita. Se recrea, la muy Cristina, en la naturaleza y embellece una puesta de sol con coros de Sáiz (no solo Suso sino Emilio), coherencia de guitarras y reminiscencias de Alfonso Pérez.

De tanto susurrar a Cristina Lliso se le endurecen los cimientos y a nosotros no nos queda otro remedio que cobijarnos bajo el manto de la sinceridad de su disco de bitácora:

En otro mundo” es, efectivamente, de otro mundo. Transitando por el universo Cohen, donde no faltan ni Berlín ni Manhattan, Cristina y Suso aplican la sequedad y el minimalismo del bolero pop para convencernos de que no hay otra ventana que la imaginación.

Hola amor“, que empieza con un teclado saltarín, se va volviendo confidencial y romántica; “Mirar la luna” es un fantástico single (si es que eso tiene algún valor todavía), un tiempo medio que continúa y explora los caminos esbozados en “Hola amor“; y “Si alguna vez” retoma y culmina la temática de las dos anteriores para regodearse en la fortaleza del amor frente a las adversidades.

En “Otro día“, Cristina se desnuda delante de la tristeza y la soledad y se da un buen baño en la arena de los relojes que imaginamos en “La Duna de Pyla“.

Para que prometes” parece un ajuste de cuentas, un alegato contra la pereza. Y en “Entre copas“, casi en plan velas, asoma un poquito la electrónica del proyecto anterior de Cristina y Suso, Lliso.

Árboles” es juguetona y campestre (algo del “Blackbird” de McCartney, quizás); y “Viernes” borda ese género en expansión que es el country español (también “No viajas sola” lo hace), descubriéndonos Cristina (¿por casualidad?) que por ahí hay otra Cristina (con h y apellido danés) que sí heredó la técnica en el fraseo de la Lliso.

Otra vez equipaje y corazón(sic).

 

* Regular, * * No está mal, * * * Bueno, * * * * Buenísimo, * * * * * Discazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: