mycrosurcos

SILVIA PÉREZ CRUZ “11 de novembre”: Habaneras, cajas de música y Satie.

Silvia Pérez Cruz "11 de novembre"

Calificación: * * * * *

Sello: Universal Music

Año: 2012

Cantaba Joaquín Sabina: “Que no arranquen los coches, que se detengan todas las factorías, que la ciudad se llene de largas noches y calles frías.” Era la primera estrofa de “Esta noche contigo”.

Silvia Pérez Cruz ha conseguido que, nada más terminar de escuchar su último álbum, “11 de novembre”, suscriba con firmeza todos y cada uno de los versos que cantaba el de Úbeda en esa canción:

“Que se enfaden las flores, que vuelvan las cigüeñas al calendario, que sufran por amores los dictadores y los notarios…”

Imaginaba algo así como, que paren el mundo que Silvia está cantando.

Tuve la enorme fortuna de gozar por primera vez de la preciosa voz de Silvia Pérez Cruz, el año pasado, con el álbum que publicó junto con el Javier Colina Trío, “En la imaginación”. Un fabuloso homenaje del contrabajista y la gerundense a la música cubana, a los boleros sobre todo, a ritmo de jazz que, para mí, fue uno de los mejores discos del pasado 2011.

Pero Silvia, para mi sorpresa, tenía ya una carrera apabullante, además de una excelente formación musical, en la que le ha dado tiempo, a pesar de su juventud, para tocar en un buen número de formaciones los más variados estilos, desde el jazz hasta el fado, pasando por el folk, los boleros y el flamenco (principalmente con el grupo Las Migas). Con este “11 de novembre”, Silvia se emancipa definitivamente, con la gigantesca ayuda del músico y productor Raül Fernández (Refree), del que hablaremos más tarde, y se decide a componer una exquisita colección de canciones dedicadas a su padre, también cantante, que murió un 11 de noviembre (de 2010).

Sinceramente, lo único a lo que puedo aspirar, por mucho que me esfuerce en expresar las virtudes de este “11 de novembre”, es a no ser lo suficientemente preciso con las palabras, a quedarme corto, y encima a haceros perder el tiempo, mientras leéis esta crítica, pudiendo disfrutar del álbum o de un par de temas, al menos, durante este rato. Intentaré por lo menos incitaros, a los mas reticentes sobre todo, para que nada más terminar de leer esto (o justo en este instante entre paréntesis) os pongáis el disco de Silvia y os quedéis arrullaítos perdidos entre sus brazos.

Raül Fernández, original y elegante a partes iguales, vamos, lo que viene a ser una rara avis dentro del panorama musical patrio, y que ya había colaborado con Silvia en anteriores proyectos, ejerce aquí de co-productor del álbum. Su toque, lejos de modernidades de diseño, puntualiza los momentos preciosistas indagando en el cosmopolitismo (tanto de estilos como de idiomas) que enriquece la fantasía de unas canciones, en apariencia simples, pero trufadas de referencias folclóricas y populares. Digamos que el mundo musical interior de Silvia sale al exterior en forma de melodías (13 en este caso) para darse una vuelta al interior de cada uno de nosotros, sus oyentes, que nos damos un viaje magnífico alrededor de unas ciudades construidas a base de recuerdos y de infancia: porque, para ser sinceros, me he sentido como un chiquillo disfrutando de una mañana en cualquier playa de la costa brasileña escuchando “O meu amor e gloria”, haciendo percusión y cantando con otros niños y yo blanquito sin ritmo. Más cercano y travieso en la bossa española para jugar de mayor pero como un niño en “Días de paso”. Y gallego por los cuatro costados y a capella en el himno “Meu meniño”.

No es fácil escuchar, dentro de nuestra discografía, semejante pirueta como la de mezclar con el ensueño de blues y travesía de “Iglesias” (mi tema favorito), la mitología del “Moonriver” de Henry Mancini, surcando un mar de emoción y sonrisa. Casi parece Lynchiano. (¡¡¡Qué temazo!!!). A veces, incluso, las sombras con sus espectros salen a bailar una serenata nostálgica (“Pare meu”), en la que suena el flamenco que hubiera escrito Ravel (“Covava l’ou de la mort blanca”) y, como copla de despedida, el advenimiento de la luz del nuevo día (“Folegandros”).

El díptico formado por “Memoria de pez” y “Diluvio Universal” juega a fusionar Portugal con España, arrastrando al fado hacia el lado tenebroso de la guitarra en “Diluvio Universal”, desatándose al final, en el epílogo, una tormenta Morente llena, llenita de pena.

Lietzenburgerstrasse 1976”, que abre el disco, podría sintetizar el título que encabeza este post. Después el romanticismo y las cuerdas de “Ñao sei” nos hacen dibujar las melodías de Jobim vampirizadas por los tropicalistas, sobre todo nos viene a la mente lo que hacía Caetano Veloso con ellas. El instrumental, “Nonnon”, suena de fondo mientras tomamos una taza de chocolate caliente, por ejemplo, con ella. Y el tema que cierra el disco,  “11 de noviembre”, es un nocturno homenaje a su padre que, si me permiten como colofón, dedico yo al mío en estos días de paciencia y hospital.

Cuánta lindeza.

* Regular, * * No está mal, * * * Bueno, * * * * Buenísimo, * * * * * Discazo

2 comentarios el “SILVIA PÉREZ CRUZ “11 de novembre”: Habaneras, cajas de música y Satie.

  1. Jiux
    mayo 12, 2012

    George, eres sabio y eres emocionante, bribón. Esta chica tiene/es una de las cosas que necesitamos para seguir bregando en este mundo feo, mentiroso, cruel y tuercebotas. No sé qué es, pero se ve y se oye al primer minuto de encontrarla. Kieslovsky habría hecho una pelícuala de/ con ella.
    Muak y ánimo, que hay motivos para seguir.

  2. Pingback: Silvia Perez Cruz mezcló su nuevo trabajo | Estudio de Grabación y Mastering Barcelona | Turistas Sonoros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: