mycrosurcos

LAMBCHOP “Mr. M”: Bello disco de duelo.

Lambchop "Mr. M" 2012

Calificación: * * * 1/2

Sello: Merge/City Slang

Año: 2012

Qué bonito empieza este “Mr. M” de Lambchop a ritmo de swing agnóstico, macerado entre suaves arreglos orquestales que son la marca indiscutible de la casa: “If not I’ll just die” es para llevarla puesta a todo volumen en el coche volviendo a casa, mientras anochece, después de un día duro.

Y es que las carreteras de Nashville deben de ser lo suficientemente largas y solitarias como para poder disfrutar de “Gone tomorrow” sin miedo a quitar el fijador de velocidad e ir pisando poco a poco el pedal del acelerador en la psicodélica parte final de la canción. Y las noches, estrelladas y serenas, seguro que se disfrutan mucho más con “Gar” de fondo.

Kurt Wagner se acerca en “Mr. M” a la tristeza de Johnny Cash, sobre todo la de la última época, la de los “American Recordings“, en “The good life (is wasted)” y hace un pacto con la ternura en “Buttons” tratando de negociar su gorra y gafas de ver por el traje negro y las gafas de sol de un Roy Orbison de cámara en busca de ese country sombrío con el que arañar la memoria de su amigo, el malogrado Vic Chesnutt.

Mr. M” es un disco (muy) triste, quedan avisados, pero también es un disco bello y penetrante (la belleza trémula del dolor se debe parecer bastante a “Nice without mercy“) que no rompe, ni parece que lo pretenda, con los cimientos del sonido Lambchop de sus dos mejores entregas, “Is a woman” del 2002 y el doble “Aw C’mon! No You C’mon!” del 2004, pero que engrandece tanto la sombra de su figura como la estela de su legado: “2B2” y “Never my love”, que cierra el álbum, son antológicas. Además cometen la osadía bossa-country-jazz, en forma de instrumental de cajita de música, de citar el “Insensatez” de Jobim en “Betty’s Overture” y se permiten el lujo de cometer el error de no cometer errores lo que, quizá, les haga algo previsibles y mecánicos.

Sintiendo tan cerca la lija de la voz de Wagner, lo mejor que se puede hacer es resguardar, bajo el manto de su fino sentido del humor, toda la pena que embellece las tardes grises deseando, en la más dulce de las pesadillas, un combate contra la desesperación y en vinilo entre Kurt Wagner (de Lambchop) y Stuart Staples (de Tindersticks).

A ver quién no gana.

* Regular, * * No está mal, * * * Bueno, * * * * Buenísimo, * * * * * Discazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: