mycrosurcos

TINDERSTICKS “The something rain”: Melodrama para un dandy triste y sensual.

Tindersticks "The something rain" 2012

Calificación: * * * *

Sello: City Slang

Año: 2012

Impresionan tanto las tres primeras canciones de “The something rain” que, cuando aparece la balada “A night to still” y somos capaces de darnos cuenta de lo que tenemos entre oídos, ya estamos atrapados sin poder escapar de la espiral elegante y turbia que nos proponen los de Nottingham en su nuevo álbum.

Es cierto que desde que se constituyeron como una nueva formación de trío (mas colaboradores) en 2006, la música de Tindersticks se hizo menos ampulosa aunque no menos intensa. En realidad siguieron haciendo lo mismo, pero de otra manera. Dejaron de ser la banda sonora de una película triste de gran presupuesto para convertirse en una orquesta perfecta de local decadente y escenario pequeño en el que pasar, aferrado a la cerveza y a la música, la melancolía de una tarde, no necesariamente gris y lluviosa.

The something rain” se hace más grande en cada escucha, como suele pasar con los álbumes que trabajan la atmósfera general, el concepto, por encima de los exitazos. Supone una coherente reafirmación en las teorías musicales de Tindersticks que, aunque no les ha hecho excesivamente populares, sí les ha dado cierta confianza y estabilidad a la hora de enfrentarse a cada nuevo trabajo, además de prestigio y benevolencia entre la crítica. Nada que objetar. Sus armas, entre el jazz-pop y la psicodelia de soul blanco, se antojan trepidantes en ciertos pasajes, sobre todo cuando la voz de Gina Foster aparece en los coros o repitiendo letanías. También hay baile discreto en medio de la pista a lo dandy británico con camisa y pantalón de vestir. Y, como no, un crescendo emocional que convierte, por momentos, a ese dandy en crooner sentado en un taburete, acodado a la barra (la del local decadente, que decíamos antes, y bebiendo la cerveza). En este sentido, los seductores teclados, minimalistas y ochenteros, de David Boulter en “Medicine“, nos remiten a los mejores R.E.M.; al igual que el sonido de saxo de Terry Edwards en “Slippin’ shoes“, que nos hace recordar al de Andy Mackay en Roxy Music.

El prólogo con el que se abre este “The something rain“, “Chocolate“, juega al despiste y no sólo porque no cante el barítono Stuart Staples, sino porque en esta jam del apocalipsis de la pareja, Tindersticks miran hacia atrás, concretamente hacia el “My sister” de 1995, del álbum “Tindersticks II“, marcándose una segunda parte más Weather Report que Burt Bacharach. El puente tendido por el free-jazz de “Chocolate” se viene abajo, sin embargo, con el soul pegadizo de “Show me everything” y la bellísima vacilada a lo Bowie de “This fire of Autumn“. Esa terna descacharrante que te deja inmovilizado desde el principio.

Cabría la posibilidad, por otra parte, de llamar la atención de los estupendos si pinchásemos en una discoteca para atmósferas malsanas, el hit “Frozen“. Es más, hasta podríamos lograr que el tema llegara al número 1 en alguna radio espectral de algún dial alienígena.

Y si, llegado el caso, nos enamoramos de la mujer equivocada, que mejor antídoto que bailarse un agarrado con ella, en plan thriller negro, y la sensual fatalidad del saxo de “Come inside” arañando en el fondo.

Porque para ponernos tristes una noche tranquila nosotros solos, con la puerta cerrada y las luces apagadas, siempre hay tiempo.

* Regular, * * No está mal, * * * Bueno, * * * * Buenísimo, * * * * * Discazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: