mycrosurcos

RINGO STARR “Ringo 2012”: La sombra de la estrella no es alargada.

Calificación: * *

Sello: Universal

Año: 2012

Por no hacerle de menos y para que (se) sepa que también le llevo en mi corazoncito beatlemaniaco, escucho “Ringo 2012” sin grandes esperanzas pero ardiendo en deseos de que, al menos, resulte un disco desenfadado, jovial y poco pretencioso.

En una primera escucha (breve, puesto que el álbum dura menos de media hora) el “poco pretencioso” gana una media maratón al “desenfadado” que corre una popular infantil; y éste al “jovial”, que ha decidido quedarse en casa, con el chandal puesto, porque no encontraba unas zapatillas adecuadas con las que salir a competir.

Está bien, reconozco que la desidia pesa en el juicio de valor, señor letrado, porque la banalidad, otrora argumento a favor del acusado, adormece también el divertimento que se le presuponía a un baterista con semejante gracejo. Claro que Ringo, que es, sobre todo, una leyenda y, suponiendo que con este álbum pretenda remitirnos al “Ringo” de 1973, decide elevar a la categoría de postulado eso de que las comparaciones son odiosas.

“Ringo 2012” nos deja desprotegidos sin lo más importante: las canciones. Para empezar por el número: el disco consta de nueve temas, dos versiones de canciones suyas (“Wings” y “Step lightly) que ya habían aparecido en álbumes anteriores; una versión de un clásico de Buddy Holly, otra de una vieja canción folk americana (grabada por primera vez en 1934 por John Lomax) que, en su versión skiffle hacía las delicias, a mediados de los 50, de la juventud de Liverpool en la voz de Lonnie Donegan; y cinco temas nuevos que, por calidad, tampoco nos quitan la sensación de rutina.

Veamos: “Anthem“, en plan corte del “White Album” de The Beatles, y, la ya mencionada, “Wings“, en plan auto homenaje remozado, no están mal para empezar. Incluso en “Think it over“, la versión de Holly, se acerca a la estela veraniega de lo que ya hiciera con el “You’re sixteen (you’re beautiful and you’re mine)” de Johnny Burnette en el “Ringo” del 73. Hay cabida, por supuesto, para una finísima lluvia de estrellas en el tema compuesto a medias con el legendario Van Dyke Parks, pero lo demás suena bastante soso y desganado: Ni la nostalgia de “In Liverpool“, ni el amor de “Wonderful“, ni siquiera el rock’n’roll de “Slow down“, compuesta a medias con el guitarrista de The Eagles, Joe Walsh, consiguen hacernos disfrutar o esbozar una sonrisa burlona siguiendo el ritmo con movimiento suave de cuello y de cadera.

Yo, si de algo sirve esta crítica, buscaría al Ringo del 73 y me dejaría envolver por el lujo de su cancionero y por la increíble nómina de artistas: Su discazo, su Sgt. Pepper particular.

* Regular, * * No está mal, * * * Bueno, * * * * Buenísimo, * * * * * Discazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: