mycrosurcos

“JAZZ en España” Un documental.

A pesar del recelo inicial que originaba este nuevo movimiento, los primeros discos de Jazz que llegaron a Europa y, por lo tanto a España, fueron los que traían los militares americanos que combatieron en la Primera Guerra Mundial dentro de sus petates.

Víctimas de cierto exilio musical, debido a la fuerza con la que emergían otros estilos, (Fox-Trot, Charleston o, de manera más evidente, el Rock and Roll) se produjo un constante flujo de músicos y bandas americanas de Ragtime hacia Europa, especialmente a Londres y París; lo que provocaría toda una revolución en las orquestas que actuaban en los hoteles de las capitales como Madrid o Barcelona, y que asumirían en sus repertorios, a partir de ese momento, los ritmos americanos provenientes del folclore negro y de los cantos de los trabajadores de principios de siglo XX. Sin olvidar la influencia de los ritmos latinos: el tango, la cumbia, el bolero, la guaracha…  

El aislamiento sociocultural que el régimen dictatorial impuso durante la posguerra, provocó el progresivo desprestigio y la consiguiente banalización del Jazz en España, quedando muy mermadas sus cuotas de auge y sofisticación con respecto a otros países europeos como Francia, Dinamarca, Bélgica o Los Países Bajos.

Lenta y gradualmente, sobre todo tras la Segunda Guerra Mundial, fueron proliferando las Jam-Sessions y los Festivales de Jazz gracias al empuje de unos aficionados, en torno a los HOT CLUBS y los emergentes Colegios Mayores de las Universidades (Club de Música y Jazz San Juan Evangelista, popularmente conocido como El Johnny); cuyo proselitismo daría origen, a principios de los 60, a los primeros locales especializados, como el JAMBOREE JAZZ (1959) en Barcelona o el WHISKY JAZZ CLUB (1960) en Madrid.   

La aparición de una figura capital como la del pianista TETE MONTOLIÚ, verdadera y cuasi solitaria estrella en el firmamento del Jazz Internacional, sobre todo a raíz de sus míticas actuaciones en Cannes, San Remo y Berlín, a finales de los 50; originó la proliferación de músicos de vocación y excepcionales: el saxo alto Vlady Bas o el saxo tenor Pedro Iturralde.

Gracias a la función dinamizadora de los periodistas musicales (Juan Claudio Cifuentes “Cifu”, Paco Montes, Javier de Cambra, Chema García…), expertos y amantes del género, principales promotores de sensaciones, el virus de la música Jazz ha sido inoculado en nuestras venas, a lo largo de los últimos 40 años, a través de los programas de radio, de los, ya pretéritos y desgraciadamente extintos, programas de televisión (Jazz entre amigos) y de las revistas especializadas. 

Por otra parte, la osadía de los nuevos músicos ha hecho posible que se hermanaran géneros aparentemente tan dispares como el Jazz y el Flamenco (con mención especial para el guitarrista Paco de Lucía y para la precursora banda Dolores) o el Jazz y la Electrónica, proporcionando un panorama patrio mucho más rico y alentador.

En la actualidad, las distintas formaciones jazzísticas han podido mostrar su música al público y consolidarse en los conciertos, debido a la profusión, a veces ingente y apresurada, de Festivales y a la gran variedad de salas que, a lo largo y ancho de nuestra geografía, programan bandas en directo.

Un comentario el ““JAZZ en España” Un documental.

  1. Rllng Stmng
    enero 4, 2014

    Reblogged this on rolling storming.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: